27.11.08

Aprendiendo a ser una dama

Advertising Spaces_Robbie Williams
**************************************************************************************

Pues sí bloggy, hoy a esta hora me he decidido a ser una dama, una jovencita agraciada, femenina, delicada y e-d-u-c-a-d-a; para que lo sepas bloggy, me descompuse en quien sabe que punto de la vida y me volví una pelada de primera, digo (y escribo) muchas groserías y hago cosas no de damas, los que me conocen saben como cuáles.

Así que entre mi insomnio, mi movimiento de tripas, mi comezón, mi angustia y muchas otras pendejadas que revolotean en mi cabeza me decidí a entrar a una página que te enseñe buenos modales... yo me imaginaba algo así como, el capítulo de Hey Arnold en que Rhonda toma clases de buenos modales en una academia toda nice nice y que ella resulta ser una desgracia para la alta socieda y es una pedestre naca cualquiera y que la gran Patty es mejor que ella, entonces Rhonda pone el grito en el cielo porque es la gran Patty y pues cómo?... Ok, me desvié del punto; bueno me imaginaba una página muy bonita y presuntuosa pero nel... aunque encontré esto:

¿Qué son los Buenos Modales?

Los Buenos modales son la expresión de lo mejor que cada uno tiene en su corazón para dar a los otros. ¿Bondad o egoísmo? No es simple romanticismo o cursilería. Los buenos modales verdaderamente expresan el nivel de conciencia que tenemos hacia la dignidad de los demás.

    Es por esto que es importante
  • Aprender a sonreír, independientemente de tu temperamento.
  • Tener el hábito de saludar, independientemente de tu posición.
  • Vigilar el tono de tus palabras para no ofender al otro.
  • Ser consciente del daño que hacen las malas palabras.
  • Ser conscientes de que los gritos deben evitarse al comunicarse con la pareja y los hijos.
  • Cuando hay necesidad de llamar la atención o discutir es necesario recordar que queremos integrar no desintegrar.
  • Ser consciente que las carcajadas en una mujer la hacen parecer vulgar. Se puede reír con muchas ganas sin necesidad de hacer escándalo.
  • Saber comportarse al tomar los alimentos.

Cuando una mujer decide desarrollar y perfeccionar la cultura de los buenos modales para enriquecer su personalidad y así enriquecer a los otros, está trabajando en todas las áreas de su vida.

Hum... ser consciente del daño que hacen las malas palabras... pero si ni hacen daño! son adjetivos calificativos de uso cotidiano que no ofenden a nadie, o no?
Que una mujer riendo a carcajadas es vulgar!!!! en que pinche planeta se da eso???? que las mujeres ya no tenemos derecho a cagarnos de la risa??? Y luego yo que soy bien pinche simplona... me lleva el carajo.

El de otra página está mas relajado:
C: Cubiertos. Nada de hacer aspavientos con los cubiertos en la mano como un Alatriste cualquiera. Pero no te pases de finolis. Algunos alimentos deben comerse con las manos, que saben mejor: espárragos, pollo, marisco... Y lo de pelar las gambas con cuchillo y tenedor queda un poco ‘Marichalar’.

Juju, un Alatriste cualquiera, jajajajaja, me mata!!! Aunque estos no se lo toman en serio; yo con mi familia sí me comporto bien, uso los cubiertos adecuados, no hago batidillos, mezclas con mostaza ni uso los dedos; en la vida real embarro todo de salsa de alitas de pollo y aderezo blue cheese.

M: Modales. Si a pesar de nuestro cursillo intensivo sobre habilidades sociales no consigues sacudirte la etiqueta de gañán, no te preocupes. Hazte rico y verás como tus modales no le importan a nadie… Y si no que se lo digan al Pocero.

Quién es el Pocero???... no sé, pero de verdad no se toman en serio esto de los modales, han de ser de los que eructan bien fuerte en la mesa (como cierto pariente chorero e insoportable mío).

Esta si es una página más cursita:

D
ebemos abstenernos de toda acción que directa o indirectamente, sea contraria a la limpieza que en sus personas, ropa y habitación han de guardar con quienes tratamos, así como de toda palabra, alusión que pueda producir sensación de asco.
Es de falta de cultura silbar cuando tenemos personas cerca.
Evitemos cuanto más nos sea posible, sonarnos frente a alguien; y llegado el caso en que no podamos prescindir de hacerlo, procure delicadeza en sus movimientos, debilitando un tanto, la sensación desagradable que han de experimentar.
Nunca debemos brindar a nadie comida ni bebida alguna que nuestros labios tocaran, ni platos u otros objetos que hallamos usado; ni comida que hemos tenido en nuestras manos. (Exceptuando las frutas, cuya corteza las defiende de todo contacto).
No debemos permitir que una persona toque siquiera con sus manos, lo que de alguna manera se impregnara de la humedad de nuestra boca.
Hay personas que desconocen algunos modales, por estar sujetos a la confianza en todos sus grados, y se acostumbran acostarse en camas de amigos cuando los visitan en sus dormitorios.
No se deben aplicar los labios al borde de la jarra de agua para beber. Siempre debe servirse en un vaso antes de tomarla.
Es de mal gusto, mezclar en nuestra conversación palabras, alusiones o anécdotas que puedan inspirar asco a los demás.

Jajaja, si viviera en el siglo XVIII y fuera imprescindible encontrar marido a esta edad... creo que estaría muy jodida jajaja; la verdad... será difícil ser una dama... aunque tengo mis dudas sobre eso de las damas. Dejémoslo como mi experimento de vacaciones.

A ver qué pasa...
Aunque estos fueron el colmo:
Trate de no ser la única que habla en una conversación. Los largos monólogos, por elocuentes que sean, no son conversación. Debe haber constante retroalimentación. Si disfruta hablando, trate de que los demás también disfruten su plática. No repita palabras como "yo, mi, mío". En vez del "yo creo", pregunte ¿Qué piensa usted?

No intente lucir su ingenio, sino agradar a los demás.

No, no, no no... pero... pero...PERO me encanta lucir mi "genio" y mas cuando veo que es una persona pendeja y que sé mas que ella... además a mi me vale madres agradar a los demás, mejor me quedo amargada y vulgar como soy.

Creo, después de ver varias páginas, que los buenos modales son para la gente fea, débil y muy pendeja, asi como Rhonda de Hey Arnold!... sí sí.
Ahora seguiré riéndome a carcajadas, compartiendo agua del mismo vaso y me acostaré en las camas de mis amigos cuando visite sus hogares y si puedo saltaré sobre sus sillones y la cama de sus padres XD

Viva la peladez!!!

Adieu!!!

Death

Death
“cuando la primera vida existió, yo estaba allí esperando. Cuando la última vida muera, mi trabajo se habrá terminado. Pondré las sillas sobre las mesas, apagaré las luces, y cerraré el universo tras de mi, cuando salga”.

27.11.08

Aprendiendo a ser una dama

Advertising Spaces_Robbie Williams
**************************************************************************************

Pues sí bloggy, hoy a esta hora me he decidido a ser una dama, una jovencita agraciada, femenina, delicada y e-d-u-c-a-d-a; para que lo sepas bloggy, me descompuse en quien sabe que punto de la vida y me volví una pelada de primera, digo (y escribo) muchas groserías y hago cosas no de damas, los que me conocen saben como cuáles.

Así que entre mi insomnio, mi movimiento de tripas, mi comezón, mi angustia y muchas otras pendejadas que revolotean en mi cabeza me decidí a entrar a una página que te enseñe buenos modales... yo me imaginaba algo así como, el capítulo de Hey Arnold en que Rhonda toma clases de buenos modales en una academia toda nice nice y que ella resulta ser una desgracia para la alta socieda y es una pedestre naca cualquiera y que la gran Patty es mejor que ella, entonces Rhonda pone el grito en el cielo porque es la gran Patty y pues cómo?... Ok, me desvié del punto; bueno me imaginaba una página muy bonita y presuntuosa pero nel... aunque encontré esto:

¿Qué son los Buenos Modales?

Los Buenos modales son la expresión de lo mejor que cada uno tiene en su corazón para dar a los otros. ¿Bondad o egoísmo? No es simple romanticismo o cursilería. Los buenos modales verdaderamente expresan el nivel de conciencia que tenemos hacia la dignidad de los demás.

    Es por esto que es importante
  • Aprender a sonreír, independientemente de tu temperamento.
  • Tener el hábito de saludar, independientemente de tu posición.
  • Vigilar el tono de tus palabras para no ofender al otro.
  • Ser consciente del daño que hacen las malas palabras.
  • Ser conscientes de que los gritos deben evitarse al comunicarse con la pareja y los hijos.
  • Cuando hay necesidad de llamar la atención o discutir es necesario recordar que queremos integrar no desintegrar.
  • Ser consciente que las carcajadas en una mujer la hacen parecer vulgar. Se puede reír con muchas ganas sin necesidad de hacer escándalo.
  • Saber comportarse al tomar los alimentos.

Cuando una mujer decide desarrollar y perfeccionar la cultura de los buenos modales para enriquecer su personalidad y así enriquecer a los otros, está trabajando en todas las áreas de su vida.

Hum... ser consciente del daño que hacen las malas palabras... pero si ni hacen daño! son adjetivos calificativos de uso cotidiano que no ofenden a nadie, o no?
Que una mujer riendo a carcajadas es vulgar!!!! en que pinche planeta se da eso???? que las mujeres ya no tenemos derecho a cagarnos de la risa??? Y luego yo que soy bien pinche simplona... me lleva el carajo.

El de otra página está mas relajado:
C: Cubiertos. Nada de hacer aspavientos con los cubiertos en la mano como un Alatriste cualquiera. Pero no te pases de finolis. Algunos alimentos deben comerse con las manos, que saben mejor: espárragos, pollo, marisco... Y lo de pelar las gambas con cuchillo y tenedor queda un poco ‘Marichalar’.

Juju, un Alatriste cualquiera, jajajajaja, me mata!!! Aunque estos no se lo toman en serio; yo con mi familia sí me comporto bien, uso los cubiertos adecuados, no hago batidillos, mezclas con mostaza ni uso los dedos; en la vida real embarro todo de salsa de alitas de pollo y aderezo blue cheese.

M: Modales. Si a pesar de nuestro cursillo intensivo sobre habilidades sociales no consigues sacudirte la etiqueta de gañán, no te preocupes. Hazte rico y verás como tus modales no le importan a nadie… Y si no que se lo digan al Pocero.

Quién es el Pocero???... no sé, pero de verdad no se toman en serio esto de los modales, han de ser de los que eructan bien fuerte en la mesa (como cierto pariente chorero e insoportable mío).

Esta si es una página más cursita:

D
ebemos abstenernos de toda acción que directa o indirectamente, sea contraria a la limpieza que en sus personas, ropa y habitación han de guardar con quienes tratamos, así como de toda palabra, alusión que pueda producir sensación de asco.
Es de falta de cultura silbar cuando tenemos personas cerca.
Evitemos cuanto más nos sea posible, sonarnos frente a alguien; y llegado el caso en que no podamos prescindir de hacerlo, procure delicadeza en sus movimientos, debilitando un tanto, la sensación desagradable que han de experimentar.
Nunca debemos brindar a nadie comida ni bebida alguna que nuestros labios tocaran, ni platos u otros objetos que hallamos usado; ni comida que hemos tenido en nuestras manos. (Exceptuando las frutas, cuya corteza las defiende de todo contacto).
No debemos permitir que una persona toque siquiera con sus manos, lo que de alguna manera se impregnara de la humedad de nuestra boca.
Hay personas que desconocen algunos modales, por estar sujetos a la confianza en todos sus grados, y se acostumbran acostarse en camas de amigos cuando los visitan en sus dormitorios.
No se deben aplicar los labios al borde de la jarra de agua para beber. Siempre debe servirse en un vaso antes de tomarla.
Es de mal gusto, mezclar en nuestra conversación palabras, alusiones o anécdotas que puedan inspirar asco a los demás.

Jajaja, si viviera en el siglo XVIII y fuera imprescindible encontrar marido a esta edad... creo que estaría muy jodida jajaja; la verdad... será difícil ser una dama... aunque tengo mis dudas sobre eso de las damas. Dejémoslo como mi experimento de vacaciones.

A ver qué pasa...
Aunque estos fueron el colmo:
Trate de no ser la única que habla en una conversación. Los largos monólogos, por elocuentes que sean, no son conversación. Debe haber constante retroalimentación. Si disfruta hablando, trate de que los demás también disfruten su plática. No repita palabras como "yo, mi, mío". En vez del "yo creo", pregunte ¿Qué piensa usted?

No intente lucir su ingenio, sino agradar a los demás.

No, no, no no... pero... pero...PERO me encanta lucir mi "genio" y mas cuando veo que es una persona pendeja y que sé mas que ella... además a mi me vale madres agradar a los demás, mejor me quedo amargada y vulgar como soy.

Creo, después de ver varias páginas, que los buenos modales son para la gente fea, débil y muy pendeja, asi como Rhonda de Hey Arnold!... sí sí.
Ahora seguiré riéndome a carcajadas, compartiendo agua del mismo vaso y me acostaré en las camas de mis amigos cuando visite sus hogares y si puedo saltaré sobre sus sillones y la cama de sus padres XD

Viva la peladez!!!

Adieu!!!