3.6.09

Meditaciones vulgares de la clase media estudiantil y económicamente improductiva.

Vivir con la esperanza de una niñita de 5 años no basta en esta vida. A la mayoría de los chamacos a esa edad sus papás les resuelven todo; y si no lo hacen, esos niños crecen infelices, gordos, feos y deben aprender a tocar algún instrumento para sobrellevar la carga de una vida tan cruel.

Pero yo he pensado (muchas veces) que la vida no es cruel, no es difícil y mucho menos un valle de lágrimas; que de hecho la vida es bella, es para disfrutar, reir, cantar, bailar... y todas esas cosas que hacemos las histéricas fanáticas adoradoras de Disney y la cultura pop. Pues sí, mis papás me resolvían la vida mucho después de los 5 años.
Obviamente, como a todos, me tocaron partes no tan disney en la vida... pero los pasé... sí, dejaron marca (oh! la secundaria...) y la herida me recuerda que hay gente mala, pero que finalmente ni es su culpa porque queridos muchachitos... la culpa no existe.

Lo que sí, yo digo, que está bien cabrón... es cuando tú solito te dificultas la vida. Qué me hubiera costado quedarme en psicología haciéndome guaje y ahí nomás viviendo mediocremente mi universidad... pues no, no me hubiera costado nada en lo más mínimo. De hecho era lo más fácil... el "chin pues ya ni modo" hubiera sido lo mejor y ahora estaría como energumeno con el final de semestre.
No puedo decir que estoy super tranquila... me aterra no quedar y tener que regresar a psicología con la cola entre mis piernitas... pero como que mi sistema no funciona o no entiendo que hay que ocuparse y sigo sentadota como ganso empollando.

Cada vez estoy más convencida de que debo esperar un milagro (porque un esposo millonario que me ame, pues no va con estos tiempos posmodernos) porque esto sí esta bien cabrón.

Hay veces en que quiero cerrar los ojos y despertar en la prepa, a la mitad de clase de matemáticas con el changuito, irme a tomar un moka frío y luego a mecer a los columpios.

Mi vida era tan simple.
Tan feliz.
Tan llena de expectativas.

Pero hoy no. Hoy me paseo en medio del camino y al final me quedo donde estaba... ¿dónde estaba?... pues "ahí".

Todo se trata de cerrar círculos. Y como yo no cerré como dios manda mi círculo "psicología", pues ahora mi karma es estar mordiéndome el labio inferior pensando "y si sí? y si no?".
Creyendo que todo estará bien... estudiaré, haré que mi hipocampo trabaje y haga que recuerde cosas en el momento de la verdad.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Tener una amiga que se casa en julio, en otro estado y ser la dama de honor... y no tener ni puta idea qué es lo que hacen las damas de honor... digamos que las películas gringas como que no son una fuente viable de información, me pregunto si habrá un documental sobre eso con un nombre sensacionalista como "Las Damas de Honor: el infierno tras el paraíso" o yo que sé.

A la verga.
Bueno... mejor no.

Esta vez es por mi, no amorSs?.

Adieu!

Death

Death
“cuando la primera vida existió, yo estaba allí esperando. Cuando la última vida muera, mi trabajo se habrá terminado. Pondré las sillas sobre las mesas, apagaré las luces, y cerraré el universo tras de mi, cuando salga”.

3.6.09

Meditaciones vulgares de la clase media estudiantil y económicamente improductiva.

Vivir con la esperanza de una niñita de 5 años no basta en esta vida. A la mayoría de los chamacos a esa edad sus papás les resuelven todo; y si no lo hacen, esos niños crecen infelices, gordos, feos y deben aprender a tocar algún instrumento para sobrellevar la carga de una vida tan cruel.

Pero yo he pensado (muchas veces) que la vida no es cruel, no es difícil y mucho menos un valle de lágrimas; que de hecho la vida es bella, es para disfrutar, reir, cantar, bailar... y todas esas cosas que hacemos las histéricas fanáticas adoradoras de Disney y la cultura pop. Pues sí, mis papás me resolvían la vida mucho después de los 5 años.
Obviamente, como a todos, me tocaron partes no tan disney en la vida... pero los pasé... sí, dejaron marca (oh! la secundaria...) y la herida me recuerda que hay gente mala, pero que finalmente ni es su culpa porque queridos muchachitos... la culpa no existe.

Lo que sí, yo digo, que está bien cabrón... es cuando tú solito te dificultas la vida. Qué me hubiera costado quedarme en psicología haciéndome guaje y ahí nomás viviendo mediocremente mi universidad... pues no, no me hubiera costado nada en lo más mínimo. De hecho era lo más fácil... el "chin pues ya ni modo" hubiera sido lo mejor y ahora estaría como energumeno con el final de semestre.
No puedo decir que estoy super tranquila... me aterra no quedar y tener que regresar a psicología con la cola entre mis piernitas... pero como que mi sistema no funciona o no entiendo que hay que ocuparse y sigo sentadota como ganso empollando.

Cada vez estoy más convencida de que debo esperar un milagro (porque un esposo millonario que me ame, pues no va con estos tiempos posmodernos) porque esto sí esta bien cabrón.

Hay veces en que quiero cerrar los ojos y despertar en la prepa, a la mitad de clase de matemáticas con el changuito, irme a tomar un moka frío y luego a mecer a los columpios.

Mi vida era tan simple.
Tan feliz.
Tan llena de expectativas.

Pero hoy no. Hoy me paseo en medio del camino y al final me quedo donde estaba... ¿dónde estaba?... pues "ahí".

Todo se trata de cerrar círculos. Y como yo no cerré como dios manda mi círculo "psicología", pues ahora mi karma es estar mordiéndome el labio inferior pensando "y si sí? y si no?".
Creyendo que todo estará bien... estudiaré, haré que mi hipocampo trabaje y haga que recuerde cosas en el momento de la verdad.

¿Qué es lo peor que puede pasar?

Tener una amiga que se casa en julio, en otro estado y ser la dama de honor... y no tener ni puta idea qué es lo que hacen las damas de honor... digamos que las películas gringas como que no son una fuente viable de información, me pregunto si habrá un documental sobre eso con un nombre sensacionalista como "Las Damas de Honor: el infierno tras el paraíso" o yo que sé.

A la verga.
Bueno... mejor no.

Esta vez es por mi, no amorSs?.

Adieu!